La mitología romaní

En la tradición oral del pueblo Rom podemos encontrar principalmente elementos de la mitología hebraica, con un fuerte acento del aspecto kabalístico y con insinuaciones relacionadas con el culto del fuego de la antigua Persia. No existe ni la mínimo referencia a la mitología india (impropiamente dicha "hindú"), ni animales sacros, ni personajes fantásticos que puedan tener origen en las diversas tradiciones de la India — aunque muchos autores tratan de encontrar forzadamente elementos que en algún modo puedan sostener la tesis del origen indio (la cual se basa solamente en el idioma, pero no en al cultura ni la etnicidad), no consiguen sin embargo obtener sino algunas débiles coincidencias, las cuales se encuentran en cualquier otra cultura europea o mediooriental, costumbres que por otra parte han sido adoptados por los gitanos en Europa, pero no forman parte de su tradición ancestral. Los poquísimos elementos que pueden aparentemente referirse a tradiciones indias son de hecho pertenecientes a la cultura hurrita, en Mesopotamia, fuente común de las mitologías asirio-babilónicas, persas e indias, así como de los pueblos danubianos, con los cuales la mayoría de los gitanos ha convivido durante siglos. Por lo tanto, la características llamadas "indias" de los gitanos son en realidad elementos que se encuentran, aún en mayor medida, entre los húngaros, rusos y eslavos, los cuales le han heredado del Khwarezm, y mas atrás en el tiempo, de Sumer y Subartu.
En cuanto al ámbito puramente religioso, los gitanos profesan tradicionalmente un monoteísmo en el cual la Personalidad del Ser Supremo está bien definida, monoteísmo contaminado con la idolatría romano-bizantina, típica del cristianismo y de las religiones con las cuales los gitanos han estado en contacto en los últimos siglos. No hay ningún indicio de panteísmo, o creencia en la trasmigración de las almas, ni alguna cosa que pueda relacionar a los gitanos con los pueblos de la India. Al contrario, las únicas figuras que represen animales o seres imaginarios son aquellos que se encuentran sólo en la simbología bíblico-hebraica. Que éstos elementos se puedan atribuir al la larga estadía en medio a culturas cristianas no es verosímil, porque el tipo de expresión con la cual las tradiciones gitanas se presentan es mas bien típica de una instrucción de inspiración hebraica o incluso de los comentarios al estilo midráshico, aunque con un misticismo menos acentuado. De hecho, no se puede ni siquiera hablar de "festividades" típicas, exclusivas de los gitanos, sino sólo de interpretaciones particulares que ellos realizan de las celebraciones populares de los países donde son huéspedes. Se puede sólo decir que hay un "estilo" romaní de expresar la cultura europea.
En éste sitio se tomarán en consideración algunas leyendas que los gitanos se han transmitido por generaciones, para analizar el contenido histórico y simbólico.


Una historia de los Rom de la región de los Balcanes

Extracto de: "Traditions, coutumes, légendes des Tsiganes Chalderash"; textes recueillis par le R. P. Chatard présentés par Michel Bernard; La Colombe, Paris, 1959.

«En el principio estaban o Del y el Beng, los cuales se desafían recíprocamente. Un día, mientras paseaban a la orilla del gran río, el Beng dijo: "Soy capaz de bajar hasta el fondo"…
O Del con Su bastón ordenó a los perales y manzanos de fructificar, luego ordenó a los dos de comer los frutos, respectivamente a Damo de comer las peras, y a Yahvah las manzanas. Entonces ellos sintieron deseo el uno por la otra y por orden de Del hicieron el amor. Pero la mujer, insaciable, pidió al hombre que repitiera varias veces el acto. Entonces o Del dijo: "Tú, mujer, no serás satisfecha jamás; tendrás siempre deseo del hombre". Y los abandonó a su destino.
O Del creó de la tierra el Sherkano o serpiente y su hembra Halla, y las parejas de todos los otros animales.
En este mundo primordial o Del Sinpetri tenía compañeros: Sunto Yakof, Sunto Avraham, Sunto Moishel y Sunto Krechuno. Éstos eran los suntse, los ancestros. Con ellos estaba también Pharavono, que después se separó provocando la división de los hombres - hasta entonces constituían una sola raza y hablaban una sola lengua - en dos grupos: los Jorajané con jefe Sinpetri y los Pharavonuria con jefe Pharavono. Éste grupo al inicio se mantuvo aislado, pero luego, multiplicándose y habiendo desarrollado mucha inteligencia y audacia, decidieron conquistar toda la tierra. Así que Pharavono hizo la guerra a Sinpetri; pero no sabía que Sinpetri era el mismo Del. A la cabeza de sus tropas, Pharavono cruzó el río, invocando el poder de Del; pero al atravesare el mar, lleno de orgullo, invocó su propio poder y fue sumergido por las aguas. Su último tentativo de adorar un ídolo de piedra fue castigado con un fúlmine. Todo el país entonces habitado fue inundado. O Del Sinpetri reformó la tierra ensanchándola y dándola a Sus Jorajané y llevó los suntse al Rhayo, la otra tierra por encima de las estrellas. Los Pharavonuria ahogados precipitaron en el Yado, el abismo subterráneo donde van todos los muertos de mala muerte. Los pocos Pharavonuria sobrevivientes - o sea, los Gitanos - están condenados a no tener mas un territorio nacional, ni organización política, ni iglesia, ni escritura, porque toda su cultura fue sumergida en el mar

Éste mito cosmogónico es parte de la tradición de los rom balcánicos y, aunque impregnado de interpolaciones cristianas, resultan evidentes los elementos puramente hebraicos y el concepto dualista del zoroastrismo persa. A continuación analizaremos principalmente las frases y palabras escritas en negritas en el texto.

La personalidad de "o Del", o sea Dios, es la del Dios de Israel, que frecuentemente es representado en modo antropomórfico. Dios che "paseaba" es una clara imagen de Génesis 3:8, donde se nos dice que lo hacía en el jardín, el cual estaba justamente a orillas del gran río (Génesis 2:10), por lo cual la imagen es aproximadamente la misma en el relato y en la Biblia. En éste caso Él dialoga con Su adversario, mientras que en el pasaje bíblico lo hace con el hombre.
El Beng, nombre que originalmente indicaba una rana, es la fuerza del mal, muy similar al AnghraMainyu del mazdeísmo, pero con características típicamente hebraicas: el hecho que "desciende hasta el fondo del gran río" lo identifica con Leviathan (Isaías 27:1), figura bíblica de Satán. La serpiente "Sherkano" es el mismo Beng, y tiene una equivalente femenina que coincide con Lilith* de la tradición hebraica (Isaías 34:14), la cual se encontraba en el Edén. No sólo ésto, sino también el nombre "Halla" es similar a "Helel" (Isaías 14:12 - hebreo), que es justamente el nombre femenino de "Satán". Además, siendo que el término Beng tiene en origen el significado de rana, ésta es una imagen hebraica del período apostólico - cuando los primeros cristianos eran todavía todos judíos - que representa los espíritus impuros que salen de la boca de la serpiente o dragón (Apocalipsis 16:13) en forma de ranas.
Dios creó todos los animales de la tierra (Génesis 1:24), entre los cuales se destaca la serpiente (Génesis 3:1), como en la tradición hebraica.
El nombre de la mujer, "Yahvah" es muy enigmático, porque se escribe justamente como el Nombre de Dios, "YHVH". El nombre hebreo de Eva es "Havah". Los gitanos españoles llaman a Eva "Jayah", que es también un nombre hebreo derivado del verbo "vivir" - Génesis 3:20 "y el hombre llamó a su mujer 'Javah' ('Jayah', 'Yahvah') porque era la madre de todos los vivientes". También la frase que la mujer tendrá siempre deseo del hombre es bíblica (Génesis 3:16) y es la consecuencia de haber comido el fruto.
Los nombres de los "suntse" (santos) son evidentemente los de los principales Patriarcas Hebreos, o sea Yakov, Avraham y Mosheh - es interesante el hecho que al nombre de Mosheh se ha agregado la desinencia hebraica "-El". Sólo "Krechuno" y "Sinpetri" (San Pedro) son interpolaciones del cristianismo ortodoxo.
En la misma manera que en la tradición judaica, el orgullo del Faraón ("Pharavono") es comparado al de Satán - el invocar el propio nombre en lugar del de Dios. De hecho, en el Judaísmo hay dos prototipos principales del orgullo: Satán y el Faraón. En este relato están mezclados los eventos del ahogamiento de las tropas egipcias en su persecución de los Israelitas en el Mar Rojo con el Diluvio universal, fruto de una transmisión oral de dos eventos de la tradición hebraica que con el tiempo se han confundido. La separación de los hombres en dos grupos evoca la división antediluviana entre los "hijos de Elohim" y los "hijos de los Adam" (Génesis 6:2). Los sobrevivientes del Diluvio aquí identificados con los "Pharavonuria" podrían coincidir con la descendencia de Kayin (Caín), los cuales eran nómades, herreros y músicos, como lo son tradicionalmente los gitanos - y muchas veces se ha atribuido a los gitanos la descendencia de Caín. También la "multiplicación" de los hombres y su desarrollo intelectual recuerda la generación de Caín en Génesis 6:1-5. El Faraón sin embargo no tiene dificultad en atravesar el "gran río", que es el Nilo, del cual en la Biblia misma dice que Faraón se siente el patrón (Ezequiel 29:3), párrafo en el cual es también comparado con Leviathan - o sea, la identidad Faraón = serpiente = Satán. Están también mezcladas las personas del Faraón con la de Nimrod - el cual es también un prototipo del orgullo -, que fue rebelde en los tiempos en que todavía toda la humanidad "hablaba una sola lengua" (Génesis 11:1) y trató de "conquistar toda la tierra" y de reunir a todos los hombres bajo su dominio. La idea que el hombre originalmente era nómada coincide con el período de los Patriarcas hebreos, todos los cuales era apátridas (Avraham, Yitzhak, Yakov). También la imagen del Faraón como "adorador de ídolos de piedra" es judaica, así como lo es el hecho de ser "fulminados" como castigo por la idolatría. Sin embargo, en éste relato los gitanos se identifican justamente con los sobrevivientes del ejército del Faraón, sentenciados a no tener mas una patria, ni una lengua escrita, ni una religión - ésta es precisamente la condena de las Tribus pertenecientes al Reino de Israel, llevadas al exilio y perdiendo la propia independencia e identidad come castigo por la adoración del becerro de oro, o sea, por causa del retorno a la religión de los egipcios… "No seréis mas una nación" (Isaías 7:8).
El Trono de Dios "por encima de las estrellas" es una imagen bíblica (Isaías 14:13), mientras el abismo subterráneo es la morada de los espíritus rebeldes según el Libro de Henok. El contexto balcánico ha contribuido con la identificación de los "payos" (no gitanos) con los "Jorajané", (musulmanes), y con el "dios" de ellos, San Pedro (cristianismo romano-bizantino), a quienes "Sinpetri" ha dado una patria, una escritura y una organización política, en contraste con los gitanos, los cuales por la desobediencia están condenados al exilio perpetuo, así como los Israelitas del Reino de Samaria.

Aunque hay interpolaciones cristianas, todas las tradiciones aquí presentadas no se pueden atribuir a una influencia cristiana, porque provienen de una instrucción bíblica puramente hebraica, la cual en la región de los Balcanes no ha sido nunca accesible para el pueblo común y mucho menos para los gitanos. Casi nadie leía la Biblia a excepción del clero y algunos individuos de las clases privilegiadas que podían leer en griego o latín, únicos idiomas en los que estaba escrita la Biblia en Europa en aquél período. La poca instrucción bíblica que se daba al pueblo era sobre todo neotestamentaria e impregnada de tradiciones relativas a la vida o los dichos de los santos de la iglesia, no justamente comentarios de las Escrituras al estilo de la Parashat, come podrían considerarse éstos relatos de los gitanos. Por lo tanto, se debe deducir que ésta tradición es muy anterior a la llegada de los gitanos a Europa, del primer y segundo siglos c.e. en Mesopotamia. Además, la interpretación de las figuras bíblicas no es absolutamente cristiana, sino puramente judaica, con evidentes reflejos kabalísticos. De ésta y otras tradiciones similares se entiende que el desarrollo de la espiritualidad romaní es igual a la de los Israelitas en exilio, en la cual los elementos zoroástricos contribuyeron con su misticismo. Y es cierto que los gitanos no leían las Escrituras hasta tiempos muy recientes, cuando se desarrolló el movimiento evangélico en medio de ellos…

* Lilith: es interesante notar que hay un paralelismo entre la "primera mujer de Adán" en la tradición hebraica y en la romaní. Ambas sostienen la idea que antes que Eva existió otra mujer, la cual fue rebelde y por lo tanto reemplazada por Eva - en la mitología hebraica es Lilith (presunta madre de Caín), en la romaní no tiene un nombre específico, pero es considerada la "madre de los gitanos", que habiendo sido expulsada antes que ocurriera la desobediencia de Adán con la consiguiente maldición -o sea, ganarse el pan con sudor-, sus descendientes no han sido afectados por ésta. La idea de tal substitución de la primera mujer no se encuentra en ninguna mitología excepto la judaica y la romaní, y ciertamente tampoco en la tradición cristiana.


Historias de Rom Búlgaros  

O Bashnuvosko Dzhes (El día del gallo)

«Hace mucho tiempo, los turcos decidieron de eliminar la raza gitana – todos los niños, todos los varones. Ellos iban de casa en casa y dondequiera que hallaran un niño, lo mataban. Una mujer tenía un niño de tres años. Ella pensó cómo salvarlo. Tomó un gallo y lo mató. Esparció la sangre sobre el dintel de la puerta. los soldados vinieron, vieron la sangre en el dintel, y dijeron: “Ya han pasado por aquí. No hay ya ningún niño”. Así el niño fue salvado. Por eso celebramos el día del gallo, porque nosotros, los gitanos, siempre hemos sido perseguidos».

Por Malina Antonova

Esta historia es obviamente una tradición sobre la matanza de los niños varones hebreos en Egipto por orden del Faraón, mezclada con la décima plaga en la cual se requería a los hebreos de pintar los dinteles de las puertas de sus casa con sangre animal para que el Ángel de la muerte pasara de largo y no matara al primogénito. Una tradición similar es la siguiente:

Ihtimya

«Los gitanos tienen muchas fiestas que celebran en manera especial. Una de ellas es Ihtimya. Es el día del niño. Quienquiera tenga un primogénito varón, debe buscar un gallo y matarlo en la mañana. Debe esparcir la sangre alrededor de toda la puerta de la casa. Este es un precepto que dejó el Señor. Él dijo que si no lo hacen, Él castigará toda casa donde un niño varón haya nacido».

Por Raziika Pamukova


Historias de Rom Rusos

El Profeta Elías y el fuego

«Cuando nuestros ancestros vivían en caravanas y se advertía la llegada de una tormenta eléctrica, ellos imploraban al Profeta Iliia que mandara los relámpagos lejos del campo, porque el Profeta Iliia tiene poder sobre el fuego. Un día él estaba ofreciendo el sacrificio a O Del, y comenzó a llover tan fuerte que el altar quedó completamente inundado y él no podía encender el fuego sobre éste. Entonces ordenó a un rayo que cayera sobre el sacrificio y lo quemase, y en el momento, una centella con un fuerte trueno cayó sobre el altar quemando toda la ofrenda, dejando sólo cenizas. Desde entonces, el Profeta Iliia tomó el comando sobre las tormentas, y hacía llover cuando él quería, o que no lloviera mas hasta que él lo comandase. Un día él deseó ir al cielo, y ordenó que un torbellino de fuego lo llevara, y desde entonces, él comanda las tormentas desde el cielo. Por eso nuestros gitanos desde la antigüedad, cuando se aproxima una tempestad, pedimos al Profeta Iliia que tenga misericordia y se la lleve lejos».

Por Toma, un gitano kalderash de la Argentina, de los gitanos que inmigraron desde Rusia.

Esta historia indudablemente tiene su origen en el relato bíblico de la oferta del Profeta Elías (1Reyes 18:35-38), su poder sobre la lluvia (1Reyes 17:1) y su ascensión al cielo (2Reyes 2:11). Elías era un Profeta del Reino de Israel del Norte, pueblo que después fue deportado por los asirios hacia Media, y desde allí llegaron a la India. Esta es una tradición oral que pasó de generación en generación, y la característica de Elías como el Profeta del fuego no se enseña en las iglesias cristianas ‒ y Elías no ha sido nunca un argumento muy tratado en los sermones. Esta imagen corresponde a la simbología hebrea. Debemos recordar que los gitanos no tenían conocimiento de la Biblia escrita hasta tiempos muy recientes. La manera en que los gitanos asocian al Profeta con su poder sobre relámpagos y tormentas es sorprendentemente judaica.

Gitanas y drabarimós

«Por qué las gitanas van a drabarimós? Un día, O Del advirtió a los gitanos que debían dejar el país porque Él estaba por castigar al rey de los payos y a su gente. Los gitanos ancianos estaban preocupados, porque no tenían medios para el viaje. Entonces, O Del dijo: ‹Obtendréis todo lo que os hace falta para el viaje si mandáis vuestras mujeres a pedir a las payas joyas y ropa, y ellas os darán también alimentos, porque Yo les amansaré la mente y no negarán nada de lo que vuestras mujeres les pidan. Entonces tomaréis de ellas lo que necesitáis para afrontar vuestro peregrinar en la tierra›. Este es un mandamiento que mantenemos desde la antigüedad, porque aún no hemos terminado nuestro viaje...».

Por Fardi, un gitano kalderash de la Argentina, de los gitanos que inmigraron desde Rusia.

Términos:
Drabarimós es la costumbre de salir a adivinar la suerte para obtener en cambio dinero o cosas.
Payos son los no-gitanos.
Esta historia no tiene paralelo en ninguna tradición y ningún origen posible fuera de las Escrituras: Éxodo 3:21-22 y 12:35-36, donde Moisés dio éstas instrucciones a los hebreos por orden de Dios. Este evento de la Biblia difícilmente se puede oír el las iglesias cristianas, y una explicación tan detallada no puede proceder sólo de oídas en el ambiente cristiano.

Hay muchos relatos como este entre los gitanos en todo el mundo. Por el contrario, no hay ninguna tradición oral que pueda ser relacionada con ningún evento, real o mítico, de los pueblos de la India.
 


Una leyenda de los gitanos de Camargue

La leyenda de Sara Kali

Uno de los argumentos favoritos de aquellos que sostienen el origen hindo-europeo de los gitanos es la leyenda de Sara kali, a través de la cual hilvanan sin esperanza las mas absurdas teorías tratando de relacionarla con la sanguinaria Kali de la India. Tales estudiosos especulan con la coincidencia de los nombres, como sigue:
"Sara kali era negra; Kali es una deidad india negra; por lo tanto, Sara kali es la Kali india";
ésta manera de razonar es similar a la siguiente:
"Elvis Presley murió en Memphis; Memphis es en Egipto; entonces, Elvis Presley murió en Egipto"...
No, esta comparación no es exagerada, es muy objetiva, porque ellos no han investigado si hay alguna relación real entre las dos Kalis, ni tampoco tienen en cuenta que la leyenda de Sara kali e absolutamente desconocida por la gran mayoría de los gitanos (que tampoco tienen alguna leyenda similar). Ahora consideremos cuál es el origen de ésta leyenda, y su relación con los gitanos, citando el documento mas antiguo que tenemos:

«Una de las personas de nuestro pueblo que recibió una de las primeras revelaciones fue Sara la kalí. Ella era de cuna noble y era jefe de su tribu en la cuenca del Ródano. Ella conocía los secretos que le habían sido transmitidos... Los gitanos en aquél tiempo practicaban la idolatría, y una vez al año ellos ponían sobre sus hombros la estatua de Ishtari [¡Astarte!] e iban al mar a recibir la bendición allí. Un día Sara tuvo visiones que le informaron que las santas que habían presenciado la muerte de Jesús estaban llegando, y que debía ayudarlas. Sara las vio llegar en una barca. El mar estaba embravecido, y la barca parecía que iba a hundirse. Sara extendió su vestido sobre las aguas y, usándolo como flotador, llegó hasta donde estaban las santas y las ayudó a llegar a la tierra firme».
(Franz de Ville, "Tziganes", Bruselas, 1956).

Es interesante que los gitanos, no habiendo leído la Biblia en aquél tiempo (era imposible, porque estaba escrita en latín y prohibida al alcance del pueblo; lo que es mas, casi toda la gente era analfabeta, y los gitanos aún mas), hayan tenido conocimiento de la diosa cananeo-babilónica Ishtar! Ellos no sabían nada de Lakshmi, Parvati, Indrani, Annapurna, o algún otro ídolo de la India, pero conocían a Ishtar, que por aquél tiempo, cuando los gitanos llegaron a Europa, ya no era conocida bajo ese nombre desde hacía al menos un milenio! El relato es fidedigno, pues el nombre "Ishtari" no puede haber sido inventado por el autor, el nombre suena como una palabra auténticamente gitana. Ishtar había sido de hecho adorada por los antiguos israelitas del Reino de Samaria, aquellos que fueron deportados por los asirios y llegaron a la India. También es notable el hecho que los gitanos ya en aquellos tiempos habían reconocido que la religión católica romana consistía en reemplazar los ídolos paganos con los santos pero manteniendo los mismos rituales, y el culto de María era exactamente el mismo que el de Ishtar.
Otro detalle (ignorado a propósito) es que el carácter de Sara kali es completamente el opuesto del de la india Kali, pues ella (Sara) se presenta como una creyente generosa. Los estudiosos que afirman que los gitanos una vez eran devotos de Kali muestran en realidad cuánto ellos ignoran el carácter de la cultura romaní: los gitanos jamás adorarían una deidad de la muerte, la violencia y la destrucción! Mucho menos cuando tal culto implica actos de promiscuidad sexual! Adjudicar un tal pasado a la religión romaní es grandemente ofensivo hacia los gitanos.
Otro detalle que es ignorado es el nombre mismo de la santa: Sara, a quien los gitanos consideran como la madre del propio pueblo. Y Sara, hasta prueba contraria, fue la madre del pueblo hebreo... Oh, sí, los estudiosos insistentes pueden argumentar que Sara kali es Sarasvati - en tal caso, Brahma es Abraham, por qué no?... Si uno se propone de encontrar coincidencias de nombres, normalmente lo logra.
Aún otro detalle es que Sara kali es conocida sólo por los gitanos de Europa occidental (calé y sinti), mientras que todo el grupo de gitanos orientales no sabe nada de ella, y no tiene ninguna leyenda equivalente. La primera mención histórica de Santa Sara es del 1521 c.e. (
La leyenda de las Saintes-Maries, por Vincent Philippon), y cuenta de ella como una mujer caritativa que ayudaba la gente recolectando limosnas, lo que alimentó la creencia popular que fuera una gitana. En aquél tiempo, los gitanos estaban en esa región hacía ya mas de un siglo. Ellos adoptaron Sara como la propia santa porque vieron en ella un carácter en común, y porque su nombre era el que ellos reconocían como de la madre del propio pueblo. Como la santa era de piel obscura, la llamaron "e kali", es decir, "la negra" ‒ ¡no es un nombre, es un atributo! Cuando los gitanos llegaron a Europa eran ya cristianos. ¿Dónde habían oído hablar de Sara, Ishtar y Jesús? ¿En los territorios ocupados por los musulmanes? ¿Cómo podían conocer estas cosas, durante el camino desde la India a través del mundo islámico, hasta que llegaron a Europa?
Otras tradiciones acerca del origen de la leyenda de Sara kali dicen que era una egipcia que servía a dos mujeres de nombre María (las "Saintes Maries") que eran de las que seguían a Jesús o parientes de su madre, y que habrían llegado a la Camargue por mar.
Cualquiera sea el origen de esta leyenda, conduce siempre hacia la Tierra Santa, no hacia la India, y no tiene ninguna característica en común con la Kali india, como algunos tratan inútilmente de demostrar con teorías inverosímiles.